domingo, 27 de noviembre de 2016

El retrato de Rose Madder - Stephen King



Era como si el cuadro la hubiera llamado, obligándola a detenerse. Y al leer la inscripción del dorso "Rose Madder", supo que tenía que ser suyo, el adorno perfecto para su recién estrenado piso de mujer libre. Porque tras años de maltratos, por fin Rosie Daniels había abandonado a su marido y emprendido una nueva vida en otra ciudad. Pero es imposible no dejar pistas y Norman, el brutal policía con quien se había casado, inicia la caza sistemática e implacable de su mujer. Cada vez está más y más cerca, y Rosie advierte, no sin temor, que su única aliada es esa figura pintada en el cuadro, que la invita a pasar a su lado de la realidad.



Estamos ante un libro que aunque fue escrito hace muchos años, cuando el tema de la violencia de género no estaba tan latente en la sociedad, refleja de maravilla esa lacra social, en este caso el de un marido maltratador de profesión policia y salvaje, un auténtico cabronazo, vamos.

Tengo que reconocer que me ha costado mucho terminar el libro, por la historia que trata, me ha parecido demasiado dura con unas escenas realmente duras y crueles como la que cito a continuación.

(...) había empezado a pincharla con la punta de un lápiz que había sobre la mesita situada junto al sofá. La pinchó con fuerza suficiente para dejar pequeñas marcas negras en su piel, pero sin llegar a hacerle sangre. (...) Cuando habló con él para intentar averiguar qué pasaba, Norman no respondió, sino que siguió persiguiéndola mientras ella retrocedía (no quería correr, ya que eso habría equivalido a arrojar una cerilla a un barril de pólvora), sin responder a sus preguntas ni hacer caso de sus dedos extendidos. Siguió pinchándole los brazos, los hombros y el pecho".

Además Norman no es un simple maltratador. Es un sádico al que le faltan varios tornillos. Es un personaje que se empezó a ganar mi odio y repulsión en las diez primeras páginas, así que os podéis hacer una idea.

Por otro lado tenemos el mundo de Rose Madder, que tiene su parte de fantasía y evidentes referencias a la mitología griega, cosa que el autor no oculta sino que pone de relieve. Me pareció excelente toda la metáfora que rodea a la ira, la furia y las formas humanas de expresarlas.

Con el final me he quedado un poco fría, esperaba algo más de épica, creo que se podría haber sacado más provecho, es algo que pienso que Stephen King en este libro no ha sabido cuajar del todo. 

De todas formas es cierto que es el primer libro que leo de Stephen King, iré leyendo más y os seguiré contando mis impresiones. 











2 comentarios :

  1. ADORO (sí, con mayúsculas) a Stephen King. Me ha encantado esta entrada y el blog en general. ¡Te sigo!

    lalobaerrante.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y te quedes por mi blog, ahora paso por el tuyo. Besos!

      Eliminar

¿Tienes algo que compartir? ¡Adelante!